martes, 28 de junio de 2011

Génesis capitulo 20


GÉNESIS 20

Introducción (v.1)
Desde Gén 13:18 vimos que Abraham vivía en Hebrón (a unos kilómetros al sur de Jerusalén). Pero aquí leemos que Abraham se trasladó al Neguev, un lugar más desértico, al sur de Hebrón. Vivió entre Cades y Shur; exactamente, en Gerar. No se puede ubicar este lugar con precisión, pero al parecer se encontraba cerca de Cades-Barnea (al sur de Canaán).
Tampoco sabemos las razones del por qué Abraham se trasladó más al sur. En dicha región sería más difícil alimentar a sus animales (por ser más árido). Podría tener que ver con la destrucción de Sodoma y Gomorra. Lo interesante es que él vivió “como forastero”. El verbo (‘gur’) significa ‘vivir temporalmente, como un extranjero’.

1. EL ENGAÑO DE ABRAHAM (v.2, 11-13)
Cuando Abraham llegó a Gerar, el rey de la región era Abimelec. Este nombre significa "Melec es mi padre". "Melec" era el nombre de uno de los dioses de los cananeos. Esto indica que Abraham se encontró rodeado por gente totalmente pagana (ver v.11).
Lamentablemente, Abraham actuó en la "carne", y mintió acerca de Sara, diciendo, “Es mi hermana” (v.2). Lo hizo por temor de perder su vida (v.11). Esto ya lo había hecho antes en Egipto (Gén 12), y quiere decir que no aprendió de su primer error.
¿Por qué mintió otra vez?

a. Porque Se Acostumbró a Hacerlo (v.13).
Cuando salió de Ur, Abraham era aún joven en la fe, y desde ese tiempo comenzó a practicar la mentira en cuanto a su esposa. Lo triste es que siendo ya maduro en la fe, siguió con las mismas prácticas pecaminosas de antes.
LECCIÓN: ¿Habrán costumbres o prácticas pecaminosas en nuestras vidas, que
estamos arrastrando desde el tiempo en que no conocíamos al Señor?
b. Satanás Aprovecha un Momento de Descuido
Abraham ya había aprendido a caminar bien con Dios; durante mucho tiempo, le había sido fiel a Dios. Pero ahora se encuentra entre gente pagana, y su comportamiento cambia. Vuelve a cometer los pecados antiguos.
LECCIÓN: Cuando estamos con inconversos tenemos que tener mayor cuidado de
nuestras vidas espirituales. A veces hay mayores tentaciones.
La consecuencia fue muy seria: Sara fue tomada como esposa, por Abimelec, y corría el riesgo de cometer adulterio (v.2).

2. EL CASTIGO DE ABIMELEC (v.3-10)
Por falta de fe, Abraham otra vez pone en peligro la integridad física y espiritual de Sara. En Gén 12, Dios tuvo que intervenir para salvar a Sarai; ahora tiene que hacerlo nuevamente.
En Gén 12:17, leemos que Dios mandó plagas para hacer reflexionar a faraón. Ahora hace algo parecido – hizo infértiles a todas las mujeres en Gerar (v.18). Abimelec obviamente se preocupa, y Dios le revela la verdad por medio de un sueño (v.3).

Hay dos cosas que podemos notar aquí:
a. Dios Habla a un Pagano (v.4-6)
No leemos que Dios habla a Abraham en este momento. ¡Dios habló a un rey pagano! Al parecer Abraham no estaba viviendo en una buena comunión con Dios. Dios tuvo comunicarse directamente con un rey pagano, y no con Abraham (v.7).

b. El Pagano Tiene el Mejor Comportamiento (v.5)

Lo que le libró de culpa a Abimelec fue que aún no había tocado a Sara. Por lo tanto, él protesta su inocencia, y Dios la reconoce (v.6).
¡Qué contraste hacía con Abraham en este momento! El siervo de Dios mintiendo y arriesgando la vida de su esposa, para salvar su propia vida; mientras que el rey pagano respeta a Sara. Abimelec tuvo un mejor comportamiento que nuestro ‘padre en la fe’, Abraham.

LECCIÓN: A veces los creyentes son avergonzados por el buen comportamiento de
los incrédulos.
Dios le da dos MANDATOS a Abimelec (v.7):
1. Devolver Sara a Abraham. 2. Pedir a Abraham que ore por él.
Felizmente, DIOS NO ABANDONA A ABRAHAM (aquí vemos claramente Su misericordia, gracia y fidelidad); y además, lo enaltece ante Abimelec, y lo llama "profeta" (v.7). Pero ¡con qué vergüenza habrá orado Abraham!

3. LA INTERCESIÓN DE ABRAHAM (v.17)
A pesar de que Abram fue el causante de todo el problema, él ora a Dios por Abimelec, y Dios escucha su oración.
La oración de Abraham tuvo grande poder, y Abimelec y todas las mujeres fueron sanados.
Cuando Dios sana a toda la gente, Abimelec favorece a Abraham:
[1] Dándole muchos animales (v.14a) [2] Dándole siervos y siervas (v.14b) [3] Ofreciéndole terreno (v.15) [4] Dándole 1,000 monedas de plata (v.16)
LECCIÓN: Aunque le fallemos a Dios, Él NUNCA nos fallará a nosotros.
Dios es grande en MISERICORDIA; y grande en PACIENCIA.

Conclusión

El siervo de Dios, a pesar de su conocimiento de la verdad, siempre será proclive al pecado. Esto nos debe enseñar a vivir con cuidado y humildad, siempre evaluando bien nuestra vida espiritual, para no ser pie de tropiezo para otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada